DE LA INCONGRUENCIA A LA CONGRUENCIA

¿Qué es la congruencia? Es sentir, actuar, hablar y pensar de una manera equilibrada y armónica. Que tus pensamientos sean consecuentes con tus acciones, que tus acciones sean el reflejo de tus pensamientos, que como hablas sea lo que sientes y que los sentimientos sean los compañeros de los anteriores; no es tan fácil… ¿estás de acuerdo?

¿Y qué hacer cuando lo que piensas es algo muy diferente de lo que hablas, o lo que sientes no tiene mucho que ver con lo que haces?Por ejemplo; Tu amiga, se ha vestido de una manera poco adecuada, según tu opinión, sabes que si se lo dices,  la puedes herir, entonces callas pero lo sigues pensando.

Viste a tu jefe en una situación muy comprometedora con alguien, eres amiga de su esposa y no quieres meterte en una relación de pareja, lo piensas, sientes que deberías hablar, pero mejor te callas para evitar problemas. Estas son situaciones donde lo que menos sientes es equilibrio y balance en ti mismo, donde tus pensamientos deben quedar bajo llave, los reprimes y al decir algo que no es lo mismo de lo que piensas, entonces te conviertes en la demostración magna de la incongruencia personal total.

Experimentas en tu piel lo que es mentir para no herir, callar para no lastimar, decir lo que no se siente, por el bien del otro, te das cuenta que la prudencia no tiene que ver con la congruencia y  sientes que hay algo que no está bien en ti. Llegas al punto de no saber qué hacer y te conviertes en un ser aún más incongruente.

Un camino efectivo para lograr ser congruente, es que seamos conscientes de qué pensamientos y sentimientos manejamos, de la forma en la que hablamos o nos expresamos y de las acciones que ejecutamos, con el propósito firme de quitarle cada vez más el poder a las reacciones emocionales, a la mente automática y así darle paso a valores como el RESPETO PROFUNDO del otro. Esto nos sirve, para que cuando seamos testigos de situaciones en las que no estemos de acuerdo, o escuchemos argumentos muy lejanos a nuestras creencias, sea el profundo respeto el que tome el mando de nuestra forma de pensar, de hablar, de actuar y de sentir.

Dicho de otra forma, al RESPETAR AL OTRO, TE ESTAS RESPETANDO PROFUNDAMENTE A TI MISMO,  permitiendo  que empezando por ti, cada persona sea tan libre como desee ser  en sus elecciones, acciones y expresiones. Cuando ves a tu amiga o la situación del jefe, dejas de juzgar, de criticar y eso te hace más congruente con tu ser.

RESPETAR PROFUNDAMENTE. Este un camino muy poderoso para lograr la CONGRUENCIA PERSONAL.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *