Gratitud

Uno de los programas mentales más instalados entre las personas que logran cierta espiritualidad es LA GRATITUD, sin embargo  a la pregunta ¿agradeces lo que tienes?  , la mayoría de personas contestan ,  sí claro , yo  soy muy agradecido!!!….. y quizás así lo sean, pero en su mayoría de una forma débil que responde a  que fuimos obedientes cuando éramos niños y para evitar el pellizco en el brazo, mamá nos decía …¿ya diste las gracias?  y ahí fue , cuando a pesar de que no lo queríamos hacer , funcionábamos en automático y repetíamos sin sentirlo, un gracias , monótono y aburrido por cortesía, porque tocaba pero estábamos lejos de sentirlo, allí se empezó a instalar un programa poderosísimo , pero mal grabado en su mayoría . Dábamos unas gracias profundas , con sentimiento , si alguien respondía a  nuestros ruegos y suplicas nos llevaban a esa piscina que queríamos, o nos compraban ese juguete tan anhelado, ahí si nos salía desde lo más profundo del corazón, sintiéndolo pero por algo que realmente queríamos.

Ahora piensa cuando has  tenido hambre, mucha hambre o sed durante un varios días y alguien  ofrece un  buen pedazo de pan o un gran vaso de agua fresca, como das las gracias?….así es, con ganas, nacen del corazón, le pones  mucho sentimiento. Hay una gran diferencia entre estas dos formas de dar las gracias, la primera forma es de palabra o de tu mente, porque así te educaron  y la segunda, la real  es la que nace desde el corazón. Si fueras agradecido de forma real, lo harías desde la segunda forma, ya que tendrías la consciencia plena de que toooooodo lo que tienes , empezando por ti mismo y luego por el entorno que te rodea, son muchos regalos que a lo mejor ni siquiera te has dado cuenta.

Somos aproximadamente 7.500.000.000 de seres humanos extendidos a lo ancho y a lo largo de este planeta tierra,  diferentes razas , condiciones, niveles culturales mayores o menores. Ahí estamos. Y te menciono la cantidad de seres humanos que hay en el planeta porque quiero que te compares y busques dentro de esa cantidad de personas que habitamos la Tierra si tú la estás pasando tan mal como crees, lo que para ti son problemas , para la gente que vive en guerra , o ha tenido que perder  a toda su familia, o realmente sufren , lo tuyo , tus situaciones son unas vacaciones .

Imagínate que vas a poner en un listado enumerando  todas y cada una de las cosas que agradeces, a que número crees que llegarías? Por lo general cuando hago esta pregunta a mis pacientes, ellos contestan “ yo agradezco todo, mi familia, mi casa , mi trabajo…. Ahhh y mi salud, porque uno sin salud no es nada” , y está bien , solo que para una persona que tiene 30 años por ejemplo o 50 años,  durar menos de 6 segundos enumerando las cosas que agradece es muy poco, realmente no es nada, 30 años de vida y lo resume en 6 segundos.  ¿ Qué crees que le falta a esta respuesta? Piensalo…. Pues agradecer primero lo propio, lo tuyo , tu ser y luego lo de afuera. Pero de una manera minuciosa y detallada.

En una ocasión estuve en un Fundación que atiende a niños con una discapacidad , para mí una de las más incapacitantes para un ser humano, ser  sordo ciego. Esta es una discapacidad que solo  permite comunicarse con el tacto. Yo llegue allí a las instalaciones y había un muchacho, llamado Luis,  de unos 20 años, sordo ciego de nacimiento, sentado a la mesa con un plato de comida frente a él. La terapeuta me explicaba que llevaba de entrenamiento varios meses para que pudiera comer solo y ubicara en el plato como estaban dispuestos los alimentos, además, que lograra coger un cuchillo y un tenedor, cortar la carne, llevársela a la boca. Luego terminar su comida, pararse al lavaplatos, tomar la esponjilla, el jabón, abrir la llave del agua, lavar su plato, dejarlo limpio y ponerlo a secar en el lavaplatos. Para lograr esta operación , tan cotidiana para muchos de nosotros para Luis era el resultado de varios meses de entrenamiento , de disciplina , de querer hacerlo y su logro mayor se convirtió en poder coordinar que su brazo y su mano respondieran  para poderse alimentar y posteriormente para dejar todo en orden. No hablemos de el entrenamiento para poder finalmente prepararse algo de comer.  ¿ Yo misma me pregunte en ese momento,¿ yo si agradezco desde mi corazón que puedo comer sola?, ¿que no tengo que hacer un gran esfuerzo para lavar un simple plato?, ¿ni tomar un largo entrenamiento para usar un tenedor? Y ahí me dije , más desagradecida? O así está bien !!!!

1 comentario en “Gratitud”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *