Incorporar palabras en nuestro lenguaje con significado poderoso es muy importante , para que asimismo los mensajes que comunicamos sean igual de poderosos.  Esto esnProgramación Neurolingüística es fundamental, ya que al transmitir el mensaje queremos hacer que la energía de la comunicación contribuya a construir individuos con mayor poder personal. 

Tomado del libro; La palabra es poder . Dr Frank Luntz

Imaginar 

Se trata de una de las palabras más poderosas. Evoca algo diferente a quien la escucha. Cada uno de nosotros tiene una definición del sueño americano que imaginar, y espero que algún día alcanzar. la cuestión es que imaginar lleva a trescientos millones de definiciones personales distintas, y eso sólo en Estados Unidos.

Sea cual sea el producto o servicio que comercialice su empresa, la palabra “imaginar” tiene el potencial de crear y personalizar un atractivo que se individualiza basándose en los sueños y deseos de la persona que la escuche o la lee. Esta palabra es una orden abierta y sin restricciones, casi una invitación.

Su poder se deriva del simple hecho de que puede evocar cualquier cosa en la mente del sujeto imaginador. Lo que uno es capaz de imaginar es, por lo tanto, interminablemente personal y selectivo, de una manera tal que ninguna campaña de marketing enlatada podría jamás esperar ser. Cuando un consumidor potencial imagina, está haciendo el trabajo más importante, está invirtiendo sus propias energías mentales en crear algo nuevo donde antes no había nada. No hay que decirle a la gente que imagine, sólo animarla a hacerlo.

La ilustración más clara de este proceso la tenemos en la lectura. Cuando uno lee, traduce una serie de símbolos en blanco y negro para convertirlos en una página de imágenes vìvidas y en tecnicolor en su mente, pero las imágenes mentales de cada uno son diferentes de las de los demás. Esto hace de cada lector un colaborador con el autor en la creación de su propio entretenimiento.

El cine a pesar de sus maravillosas características, es un medio infinitamente más pasivo precisamente por eso,y socava la imaginación en lugar de mejorarla. La hoguera de las vanidades, de Tom Wolfe, es una de las novelas más leídas y aplaudidas sobre negocios y codicia jamás escritas, gracias a su prosa descriptiva y visionaria; sin embargo, la película fué un fracaso. Incluso las buenas películas no son nada en comparación con lo que nos imaginamos a través de las páginas de un libro. La película “El mejor” está considerada por muchos como una de las mejores sobre béisbol de todos los tiempos, pero esas mismas personas afirman que el libro era mejor. Lo mismo ocurre con “El señor de los anillos”.

Cuando un anuncio le pide a la audiencia que imagine, está invitándola a tomar posesión del producto o servicio que se vende, a hacer lo suyo. Pero si el anuncio dice demasiado, socava el proceso de imaginación que el anunciante está tratando de provocar.

Por: Alexandra Figueroa, CEO Ingeniería Mental

¿ TE GUSTA ESTE ARTÍCULO?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter
Share on linkedin
Share on Linkdin
Share on pinterest
Share on Pinterest

Leave a comment